River y un dolor de cabeza que ya es crónico

0
9


Podrá Gallardo revisar los archivos digitales de los partidos en los que ha enfrentado a Milito. Y quizás consiga deconstruir la estrategia del Mariscal para neutralizarla. Sin embargo, al mismo tiempo que intenta reconfigurar a River para que salga del estado de jaque, el Muñeco deberá de algún modo intentar corregir lo que ya se ha convertido en un error crónico: los problemas para resolver los ataques aéreos.

Mirá también

En 2021, el 25% de los goles recibidos -siete de un total de 28; el último, el deHauche el miércoles- fueron de cabeza o a través de pelotas detenidas cerca del área. Y aunque en promedio no se modificó demasiado respecto a los valores históricos (28,5% de los 301 goles en contra de la eraGallardo fueron por medio de esos canales), esto no implica que no se trate de una problemática que reclama una rápida solución.

Mirá también

Porque se trata de un talón de Aquiles que Boca, Aldosivi, Colón y Estudiantes, por ejemplo, capitalizaron en el primer tramo del año. Y que paradójicamente el Muñeco no consigue solucionar incluso cuando tiene dentro del plantel a dos zagueros titulares con un alto porcentaje de aciertos en los duelos aéreos (PauloDíaz, un 68,8% en la última Copa de la Liga; DavidMartínez, un 60,4%) superando ambos los registros de Jonatan Maidana y Javier Pinola en ese mismo torneo local.

Mirá también

River no logra evitar esas acciones ni siquiera desde el anticipo en las bandas, lo que de algún modo reduciría los riesgos de gol: acaso la idea deGabriel Milito de reforzar los carriles y generar superioridad numérica obedeció a tener siempre a un lanzador dispuesto para desarticular el trabajo de los laterales(Montiel yCasco). Un ejemplo 2021 quizás sea el gol de Argentinos: un desborde de ElíasGómez que cayó en la zona de Milton, alejado de Sandoval, quien bajó bárbaro la pelota para que la terminara empujándole Hauche en libertad producto de que el que imantaba marcas era el espigado Gabriel Ávalos.

Mirá también

“La pelota parada es algo que me ocupa”, decía Gallardo en 2020 luego de que Banfield lo hiriera en elSur precisamente a través de centros (deCuero a Fontana, hoy enRiver) o pelotas quietas (de Martín Payero aGaloppo). Por eso, a días de jugar en un DiegoArmando Maradona que ofrece el pelotazo o el centro como un efectivo recurso ofensivo, River deberá más que nunca estar mejor de la cabeza. Y atender cuestiones que hasta aquí le han provocado más de un dolor.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here