River, el club de la pelea

0
23


En la previa, el nombre de Zuculini entre los 11 titulares llamó la atención de los hinchas de River. Es que Zucu hace apenas tres semanas era una fija para irse del club. Sin minutos en los últimos tiempos, relegado en la consideración de Gallardo, todo lo bueno que había hecho a mediados de 2020 se apagó de repente con la llegada de Palavecino. Pero este loco de la guerra, cuando se lo propone, tiene una energía que contagia…

Mirá también

​No le dio espacios a Argentinos en esa cancha cortita y hasta en algunos pasajes intentó salir de contragolpe con pelotazos largos como el del gol de Romero, que toreó a MacAllister y luego no dio por perdida la pelota cuando fue hacia Quintana. Su derechazo fue salvaje, fuerte y al ángulo.

El abrazo entre Suárez y Romero, una dupla que empieza a nacer... Foto DIEGO HALIASZ / PRENSA RIVER.

El abrazo entre Suárez y Romero, una dupla que empieza a nacer… Foto DIEGO HALIASZ / PRENSA RIVER.

River tuvo una noche mucho más de Copa Libertadores que de Champions League. Necesitaba un partido así, en “modo 2015”. Lucha, sería el concepto principal. Simpleza y concentración, las ideas secundarias. Apretó arriba, bien arriba. Hasta el arquero rival llegó el ahogo. Se preocupó poco por salir jugando limpio de abajo y entendió (Gallardo lo entendió) que la cosa iba por la velocidad de salida y la pelea en la mitad de la cancha. No dio respiro durante 90 minutos.

Mirá también

Párrafo aparte para Romero: captó con la velocidad de un rayo todos los motivos por los que River lo fue a buscar. Corrió, salió para poder entrar y vio todos los videos de Rafa Borré habidos y por haber. A su primer golazo le agregó calidad en la definición del segundo, luego de una asistencia larga y fuerte de Suárez. Lo que hizo, sumado a su gran presentación en la ida en el Monumental, lo habilita a pensar que se ganó la titularidad y a nosotros, a soñar con que nos puede dar muchas alegrías.

Mirá también

Ahora llega Atlético Mineiro, un brasileño. Habrá que tener la guardia alta más que nunca. Nadie quiere sorpresas con el VAR como las tuvimos en 2017, cuando nos mandaron a llorar a la Iglesia, ni como en enero de 2021, cuando un piecito nos anuló el tercer gol de Montiel ante Palmeiras. No queremos eso, ni mucho menos que otra vez nos tiren gas pimienta.

Mirá también

El doblete de Romero contra Argentinos



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here